Quiero cambiar mi cita.

Les voy a contar lo que me acaba de suceder.
Le dije anteriores días a el papá de mi hija, que pidiera una cita para ella con su pediatra porque, yo llamaba y no me respondían.imagen030
Él la pidió para hoy y me dijo que me avisaba ese mismo día si iba a venir para entrar a la consulta también, (realmente yo fui la que le sugerí eso y el me dijo lo que les dije) porque, no sabía dónde iba a estar este día.
Le escribí anoche para decirle que si no venía tenía que hacerme la transferencia del dinero. Estaba segura de que no iba a venir porque, solo lo hizo una vez y Daniela ya tiene 7 meses. Yo no tenía suficiente dinero para pagar la consulta. Bueno no me respondió. No esperaba que lo hiciera, le escribí solo por no dejar.
 Llamé a mi mamá porque, ya no iba a ir a la consulta, para ir a su casa pero, me dijo que tenía que salir y que ella me pagaba la cita, que no dejara de llevar a la niña. Decidí ir pero, cuanto iba saliendo se me rompió la cartera no le di importancia porque, igual no me la iba a llevar. Salí de el apartamento, bajé y cuando iba saliendo de el edificio me tuerzo un pie con Daniela en los brazos y casi me caigo con ella. Se me rompió la sandalia y tuve que quitarme los zapatos y caminar descalza hasta el apartamento porque, se habían roto totalmente y si caminaba así me podía caer con la bebé.
Llamo de nuevo a mi mamá para decirle que no voy a ir y contarle el porqué. Luego llama Andrés, el papá de Daniela, para decir que no viene, que si fui a la cita, que nos veamos en caracas para hacerle el mercado y comprarle las medicinas. Cabe destacar que si voy a caracas a hacer el mercado para la niña tendría que ir con ella y venir con ella y que así como el me dice para ir hasta allá a hacerlo él no me va ayudar a traer las cosas hasta mi casa, o sea tendría que cargar con la bebé y las cosas hasta acá.
De verdad no tengo ganas de decir más nada sobre el asunto ni hacer más nada. Le escribía a
la doctora para cambiar la cita a la próxima semana. Me encerré en mi cuarto y me vine a desahogar con ustedes para no perder los estribos. Gracias a Dios Daniela se durmió, al menos una de las dos está tranquila.

Direccionando mis fuerzas.

En mi país, Venezuela, están sucediendo infinidades de enfrentamientos políticos, económicos, de seguridad nacional, cívicos y quién sabe otras cosas ocultas para los vulgares como nosotros.

Muchos, gran parte, de los venezolanos han optado por seguirla el juego a los políticos señalando y culpando a diestra y siniestra evitando evaluar sus acciones y aceptar las consecuencias de ellas. Increíblemente para mi personas de todos los niveles educativos los siguen y apoyan. Y no solo ellos entran en el inútil juego si no que  los que se oponen al régimen adoptan un comportamiento similar.

En fin, podría hablar y publicar miles de artículos sobre lo que sucede. Pero quiero hablar sobre mi postura ante todo.

Al principio pensé que haciendo guerra contra el gobierno podría lograr que dejaran el poder y permitieran que escogiéramos a otro que nos representara, pero luego me di cuenta que aunque toda la nación este en contra de ellos el cáncer de la ambición y codicia del poder había hecho metástasis en los gabinetes públicos. Opte por ignorarlos, al fin y al cabo no es el primer país al que le suceden cosas asi, la historia a demostrado que simplemente algún día pasara todo.

En ese tiempo en el que simplemente me alejé e hice oídos sordos a todo lo pertinente a la política empezaron a escasear los productos básicos en el país y nosotros seguíamos como si nada, recorriendo las calles como perros hambrientos y dividiendo nuestras vidas entre la familia, el trabajo, las colas y en algunos casos el estudio mientras todas las noches antes de dormir la angustia y desesperación nos asechaba desde la oscuridad y nos susurraba terribles presagios mientras dormíamos.

Me impresionó la cantidad de excusas que me ponía ante la situación y me alarmó la cantidad de personas que escuchaba indignada, frustradas, amargadas, al borde de la locura pero, que igual volaban como palomas a picotear los restos de comida que nos lanzaban (que digo como palomas, ellas al menos tenían arroz a nosotros esos lujos no nos llegaban).

Me fundía el cerebro pensando qué podíamos hacer los estudiantes por esta causa. Leyendo lo que las demás universidades y estudiantes padecían y hacían. Pero, nada significaba un avance o una mejora en nuestra condición, aumentar la frustración es lo único que conseguíamos. Capaz porque, sus propósitos estaba relacionados con los mismo que motiva a los políticos a hacer política en este país.

Sumado a todo esto estaba el hecho de en mi vida estaban ocurriendo cambios drásticos y definitivos que me hicieron reformular mi futuro. Así que mientras no estaba atendiendo esos cambios estaba investigando qué sería de mi más adelante. En esa búsqueda me encontré con bastante información sobre empredimiento, liderazgo, revoluciones sociales, educativas, ambientales. Todo un nuevo mundo, que en el fondo siempre supe que existía y no porque haya visto sino porque, estaba dentro de mi. Lo sentí común. Porque, ya lo conocía. Era todo por lo que mis entrañas siempre se revolvían.

Me sumergir. Deje que las sombras de este nuevo mundo apagaran la luz del mundo donde me encontraba. Lo quería para mí, para hacerlo nuestro. Me alimente de este nuevo maná. Pero, esa es otra historia para otros post.  O.-

La app para espontáneos!

Recuerdo cuando estaba en bachillerato y tenía mi grupo de amigos de la misma clase. Me la pasaba todo el día con ellos. Éramos un grupo genial. Estábamos en la sección con el índice escolar más alto y por supuesto teníamos el indice más alto de la clase. Amábamos aprender y eramos muy críticos, con todo. Siempre planificábamos reunirnos y salidas al momento porque, cuando lo hacíamos con tiempo nunca resultaban. Disfrutábamos mucho la compañía del otro. Aún salimos algunas veces, cuando tenemos tiempo libre después de la U.

Pues, esta app que les muestro es forma actual de hacer salidas y reuniones espontáneas. La descargas a tu cel, creas un evento y los interesados se suman a él. Es una manera de conocer gente y crear grupos de amigos con los mismo intereses. ¡Hasta puedes montar tus excursiones y buscar clientes! Como una amiga y yo hacemos con las salidas y excursiones que realizamos.

Definitivamente es un aplicación para personas hambrientas por conocer y experimentar.

No voy a seguir negando mi forma de ver el mundo! para cada rareza hay un nombre y un grupo de gente que las acepta y los entiende! o.-


Recuerdo que hace unos días estaba pensando que cierta palabra (no recuerdo cuál exactamente) sabía a chocolate o café pero, me regañé diciendo que eso no era posible. Seguramente era algo que había dicho de forma incorrecta. Las palabras no pueden saber ni oler a nada, es imposible.

En el fondo me sentí frustrada porque, yo lo sentía así. En mi mente escuche la voz de varios amigos que me dirían que eso estaba mal dicho. Entonces, trate de borrar esa sensación de mi cabeza y pensar la forma “correcta” de referirme a esa palabra.

Ahora que estoy viendo y leyendo sobre la sinestesia siento que perdí mucho tiempo de mi vida. Realmente encontré la publicación por casualidad. Me alegro de haberlo hecho, porque me siento libre, aceptada. Es terrible tratar de cambiar la forma en que vez las cosas para entrar en la correcta. En un mundo tan basto y tan variado. Con una mente tan poderosa y con una capacidad infinita ¿cómo sabríamos lo que realmente es correcto?

Por qué cohibirnos y reprimir lo que somos. Imagínense si todos nos esforzáramos por ser de una sola manera. Para empezar, de cuál de todas las maneras posibles nos inclinaríamos y cómo podríamos sostener todas nuestras necesidades si solo sabemos hacer unas pocas cosas.

Luego de ver este reportaje encontré el valor dentro de mi para ser quien soy y hacer lo que siento. Realmente lo encontré en un momento de mi vida de cambios fuertes, o mejor dicho justo cuando empiezo a ser sincera conmigo misma. Estoy empezando a recorrer un camino que siempre estuvo pero, que temía empezar. Mi camino, el que termina donde yo quiero y pasa por donde yo deseo.

No quiero seguir perdiendo mi vida tratando de mantener contentos a los demás. Y con esto no digo que si se me presenta la oportunidad no o haré o que me sienta mal al hacerlo. Pero, no cohibiendome de ser yo misma. Voy a aceptar la forma en que siento el mundo.

Porque, yo también tengo virtudes que transformarán el mundo.