Direccionando mis fuerzas.

En mi país, Venezuela, están sucediendo infinidades de enfrentamientos políticos, económicos, de seguridad nacional, cívicos y quién sabe otras cosas ocultas para los vulgares como nosotros.

Muchos, gran parte, de los venezolanos han optado por seguirla el juego a los políticos señalando y culpando a diestra y siniestra evitando evaluar sus acciones y aceptar las consecuencias de ellas. Increíblemente para mi personas de todos los niveles educativos los siguen y apoyan. Y no solo ellos entran en el inútil juego si no que  los que se oponen al régimen adoptan un comportamiento similar.

En fin, podría hablar y publicar miles de artículos sobre lo que sucede. Pero quiero hablar sobre mi postura ante todo.

Al principio pensé que haciendo guerra contra el gobierno podría lograr que dejaran el poder y permitieran que escogiéramos a otro que nos representara, pero luego me di cuenta que aunque toda la nación este en contra de ellos el cáncer de la ambición y codicia del poder había hecho metástasis en los gabinetes públicos. Opte por ignorarlos, al fin y al cabo no es el primer país al que le suceden cosas asi, la historia a demostrado que simplemente algún día pasara todo.

En ese tiempo en el que simplemente me alejé e hice oídos sordos a todo lo pertinente a la política empezaron a escasear los productos básicos en el país y nosotros seguíamos como si nada, recorriendo las calles como perros hambrientos y dividiendo nuestras vidas entre la familia, el trabajo, las colas y en algunos casos el estudio mientras todas las noches antes de dormir la angustia y desesperación nos asechaba desde la oscuridad y nos susurraba terribles presagios mientras dormíamos.

Me impresionó la cantidad de excusas que me ponía ante la situación y me alarmó la cantidad de personas que escuchaba indignada, frustradas, amargadas, al borde de la locura pero, que igual volaban como palomas a picotear los restos de comida que nos lanzaban (que digo como palomas, ellas al menos tenían arroz a nosotros esos lujos no nos llegaban).

Me fundía el cerebro pensando qué podíamos hacer los estudiantes por esta causa. Leyendo lo que las demás universidades y estudiantes padecían y hacían. Pero, nada significaba un avance o una mejora en nuestra condición, aumentar la frustración es lo único que conseguíamos. Capaz porque, sus propósitos estaba relacionados con los mismo que motiva a los políticos a hacer política en este país.

Sumado a todo esto estaba el hecho de en mi vida estaban ocurriendo cambios drásticos y definitivos que me hicieron reformular mi futuro. Así que mientras no estaba atendiendo esos cambios estaba investigando qué sería de mi más adelante. En esa búsqueda me encontré con bastante información sobre empredimiento, liderazgo, revoluciones sociales, educativas, ambientales. Todo un nuevo mundo, que en el fondo siempre supe que existía y no porque haya visto sino porque, estaba dentro de mi. Lo sentí común. Porque, ya lo conocía. Era todo por lo que mis entrañas siempre se revolvían.

Me sumergir. Deje que las sombras de este nuevo mundo apagaran la luz del mundo donde me encontraba. Lo quería para mí, para hacerlo nuestro. Me alimente de este nuevo maná. Pero, esa es otra historia para otros post.  O.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s